Homilias Católicas - Sermones, reflexiones, inspiraciones y meditaciones de los evangelios. 
Manifestaciones dominicales del Espíritu Santo desde el Sagrado Corazón de Jesús  Parábola de los talentos - Fiel en cosas pequeñas Evangelios Católicos, homilías - Mateo, Lucas, Marcos, Juan - Inspiraciones del Espíritu Santo

Año A  -  33o Domingo en tiempo ordinario

Parábola de los talentos - Fiel en cosas pequeñas

Parábola de los talentos - Fiel en cosas pequeñas Homilias Católicas - Sermones, reflexiones, inspiraciones y meditaciones de los evangelios - Inspiraciones del Espíritu Santo Mateo 25:14-30

14 Es también como un hombre que, al ausentarse, llamó a sus siervos y les encomendó su hacienda:
15 a uno dio cinco talentos, a otro dos y a otro uno, a cada cual según su capacidad; y se ausentó.
16 Enseguida, el que había recibido cinco talentos se puso a negociar con ellos y ganó otros cinco.
17 Igualmente el que había recibido dos ganó otros dos.
18 En cambio el que había recibido uno se fue, cavó un hoyo en tierra y escondió el dinero de su señor.
19 Al cabo de mucho tiempo, vuelve el señor de aquellos siervos y ajusta cuentas con ellos.
20 Llegándose el que había recibido cinco talentos, presentó otros cinco, diciendo: "Señor, cinco talentos me entregaste; aquí tienes otros cinco que he ganado."
21 Su señor le dijo: "¡Bien, siervo bueno y fiel!; en lo poco has sido fiel, al frente de lo mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor."
22 Llegándose también el de los dos talentos dijo: "Señor, dos talentos me entregaste; aquí tienes otros dos que he ganado."
23 Su señor le dijo: "¡Bien, siervo bueno y fiel!; en lo poco has sido fiel, al frente de lo mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor."
24 Llegándose también el que había recibido un talento dijo: "Señor, sé que eres un hombre duro, que cosechas donde no sembraste y recoges donde no esparciste.
25 Por eso me dio miedo, y fui y escondí en tierra tu talento. Mira, aquí tienes lo que es tuyo."
26 Mas su señor le respondió: "Siervo malo y perezoso, sabías que yo cosecho donde no sembré y recojo donde no esparcí;
27 debías, pues, haber entregado mi dinero a los banqueros, y así, al volver yo, habría cobrado lo mío con los intereses.
28 Quitadle, por tanto, su talento y dádselo al que tiene los diez talentos.
29 Porque a todo el que tiene, se le dará y le sobrará; pero al que no tiene, aun lo que tiene se le quitará.
30 Y a ese siervo inútil, echadle a las tinieblas de fuera. Allí será el llanto y el rechinar de dientes."

Inspiración del Espíritu Santo - Desde el Sagrado Corazón de Jesús.

33o Domingo en tiempo ordinario - Parábola de los talentos - Fiel en cosas pequeñas El reino de los cielos es un reino de confianza. Yo confío en ustedes y les doy muchos regalos diferentes para que puedan usarlos constructivamente para su propio bien y el de los demás. Lo que Yo realmente espero de ustedes es ser glorificado como su Dios y creador.

Cualquier hombre invertirá su dinero o sus esfuerzos en algo porque espera buenos resultados. Encuentra gran decepción cuando sus esfuerzos no obtienen el beneficio que están supuestos a dar.

En la parábola de los talentos, el que trabaja duro encuentra su recompensa, pero el perezoso es castigado por su descuido. Y así será en mi reino, puesto que Yo he colmado con mis regalos a cada uno y la hora llegará cuando todos tendrán que dar cuenta de sus trabajos.

Los talentos de los cuales hablo son aquellas cualidades y virtudes que todos ustedes tienen y deben de cultivar para producir buen fruto. Como un jardín que se cuida regularmente y produce hermosas flores, o un árbol que se planta en tierra fértil, sus frutos deben ser de acuerdo a sus regalos.

Recuerden el árbol de higo que fue maldecido por no producir fruto. De la misma manera aquellos que malgastan las buenas cualidades que poseen tendrán que rendir cuentas de todo lo bueno que pudieron hacer pero que se abstuvieron de hacer.

La pereza es un pecado capital; es un desperdicio de los talentos que Yo les he dado. Matar el tiempo no haciendo nada es una ofensa, puesto que la vida ha sido dada para un propósito. Ustedes han sido creados para conocerme, amarme y servirme.

En cuanto al uso de los talentos, el primer pecado de los hombres es evitar el conocimiento de Dios, pues esconden el regalo que les lleva al conocimiento del creador y en cambio se alejan de Él.

El segundo pecado es no amar a Dios, cuyo regalo para todo el mundo es su amor. Esto ocurre cuado los hombres viven en sus pecados y no se arrepienten. No me aman cuando no aman a sus semejantes. El regalo de mi amor es despreciado.

El tercer pecado es no servirme, así se olvidan de que Yo les sirvo diariamente dándoles la vida. Ustedes me sirven cuando usan sus talentos constructivamente, cuando viven su vida no solo para ustedes sino para mí también. Recuerden que ustedes me sirven cada vez que le ayudan a su prójimo.

Medita en todos los regalos que Yo te he dado, empieza por pensar acerca de tu cuerpo, tu aliento, tu sangre y los latidos de tu corazón. Piensa en tus regalos sobrenaturales; tu alma eterna, tu espíritu y tu inmortalidad que viene con tu prometida salvación. Después piensa de las buenas cosas que disfrutas, tu familia, tus posesiones, tus placeres y todo lo que Yo te ofrezco.

Cada momento de tu existencia Yo estoy proclamando mi amor por ti. ¿Harás tu lo mismo por mí?

Autor: José de Jesus y María

Lista de Homilias - Evangelios Catolicos

Esta hermosa colección de evangelios está disponible en libro electrónico

El Trabajo de Dios - Indice > 
 www.theworkofgod.org/Spanish 

  

 Netscape users, Bookmark CTRL + D

Evangelios Católicos - Mateo, Lucas, Marcos, Juan - Homilías, Inspiraciones del Espíritu Santo