Bendíceme Señor 

Padre Celestial, Dios Todopoderoso.
Con humildad vengo ante tu Presencia. Que gozo tan grande es venir ante Ti.
Te doy gracias y te alabo por tu Majestad Infinita, tu Omnipotencia y tus Perfecciones.
Por favor perdóname todos mis pecados.
Señor, vengo ante Ti en mi nadaísmo.
Quiero adorarte, quiero amarte con todo mi corazón, con toda mi mente, con toda mi alma y con toda my fortaleza.
Quiero arder con deseo de Ti como un ángel.
Te necesito mi Señor, No soy nada sin Ti.
Te pido que me levantes ante tu Gloria.
Brilla tu luz sobre mi, permíteme caminar contigo y hacer siempre tu santa voluntad, protégeme y bendíceme O Senor Misericordioso.
Lléname con tu Espíritu Santo, concédeme Paz, Amor y Gozo.
Sáname.
Bendíceme y santifícame O Señor.
Hazme una bendición para todos aquellos a mi alrededor.

Amén.

 

 

Al meditar esta oración, entramos en perfecta comunión con el Señor y aprovechamos este sublime encuentro para demostrale nuestro amor y pedirle todas las bendiciones que necesitamos diariamente.

Medíta esta oración >>>

 


El Trabajo de Dios
www.theworkofgod.org/Spanish