Meditaciones Eucarísticas  -  Domingo 09/11/2014     lista

El celo por tu Casa me devorará

   
El celo por tu Casa me devorará - Meditaciones Eucaristicas

Juan 2:13-22
13 Se acercaba la Pascua de los judíos y Jesús subió a Jerusalén. 14 Y encontró en el Templo a los vendedores de bueyes, ovejas y palomas, y a los cambistas en sus puestos. 15 Haciendo un látigo con cuerdas, echó a todos fuera del Templo, con las ovejas y los bueyes; desparramó el dinero de los cambistas y les volcó las mesas; 16 y dijo a los que vendían palomas: «Quitad esto de aquí. No hagáis de la Casa de mi Padre una casa de mercado.» 17 Sus discípulos se acordaron de que estaba escrito: El celo por tu Casa me devorará.18 Los judíos entonces le replicaron diciéndole: «Qué señal nos muestras para obrar así?» 19 Jesús les respondió: «Destruid este Santuario y en tres días lo levantaré.» 20 Los judíos le contestaron: «Cuarenta y seis años se han tardado en construir este Santuario, ¿y tú lo vas a levantar en tres días?» 21 Pero él hablaba del Santuario de su cuerpo. 22 Cuando resucitó, pues, de entre los muertos, se acordaron sus discípulos de que había dicho eso, y creyeron en la Escritura y en las palabras que había dicho Jesús.

Jesús haciendo un látigo con cuerdas echó a todos los que profanaban el templo de Dios con sus ventas. Durante este episodio vemos la ira de Dios representada en Jesús sintiendo desconsuelo al ver la casa de Dios convertida en un mercado. Y sus discípulos recordaron la escritura que dice "El celo por tu casa me devorará." Los Judíos le preguntaron porqué obraba de esa manera, Jesus les contestó: "Destruid este santuario y en tres días lo levantaré." Con burla le contestaron que ese santuario había sido construido en cuarenta y seis años y no era posible que Él lo pudiera reconstruir en tres días, más Jesús hablaba del Santuario de su cuerpo. Estaba profetizando que después de morir resucitaría al tercer día.

Igualmente Jesús nos estaba hablando del celo que siente por su templo en cada uno de nosotros. Pues somos templos del Espíritu Santo. Dios vive en nosotros y estamos supuestos a vivir una vida que se conforme a su Divina Voluntad, debemos de vivir con los pies en la tierra y la mente en las cosas celestiales. Todos esos bueyes, ovejas, palomas y dinero que negociaban los cambistas en el templo de Jerusalén representan los malos espíritus que dejamos entrar al templo santo del espíritu de Dios en nosotros. Esos tres días en que Jesús iba a reconstruir el templo representan el tiempo después de la muerte en el cual el cuerpo volverá al alma para rendir cuentas por sus obras en la tierra, ya sea para recibir la salvación y el premio como bendito del Padre, o para pagar hasta el último centavo en las llamas del purgatorio, o para su condenación eterna en el Infierno.

Pues existen varias moradas en nuestro interior y nosotros permitimos que los compromisos con el mundo usurpen el lugar santo donde vive el Altísimo, lo rodeamos con nuestras pasiones, apegos mundanos, y desinterés por su presencia. Nos olvidamos que somos templos de su espíritu. Por esto llenar nuestro interior de los espíritus del mundo es abrir la puerta al demonio mientras se la cerramos a Dios.

El hombre espiritual ama a Dios y la Gloria de su santo nombre, por eso el evangelio nos manda a tomar la cruz, negarnos a si mismos y seguir a Jesús que es nuestro único camino. Tomar la cruz es simplemente recibir de buena voluntad lo que Dios nos manda, es obedecer sus mandamientos y conformarnos a su santa voluntad. Negarnos a si mismos es practicar la abnegación, pues hay muchas cosas atractivas que terminan siendo ocasiones de pecado, veneno para nuestras almas. Seguir a Jesús es desocupar el templo o sea nuestro interior, de todo lo mundano, de todo lo que nos distrae de la unión con Cristo, es llenar nuestro interior con arrepentimiento, alabanza, adoración y deseo de reparar nuestras faltas con nuestras oraciones y nuestra caridad con el prójimo.

Los sentidos son ventanas del alma por donde entra toda la porquería que incita las pasiones y el desorden interior. Por esta razón para tener el templo limpio, debemos orar sin cesar, debemos cerrar las ventanas del alma para poder entrar en contemplación de la Presencia Real que habita en nosotros. Somos hijos de Dios hechos en su imágen y semejanza, nos ha dado su aliento eterno y divino, nos ha llenado de su espíritu, como tal no podemos volvernos una casa del pecado, una habitación de demonios, pues cada que pecamos estamos renovando la crucifixión de nuestro Señor Jesucristo y estamos deshonrando su presencia santa. Como será el celo del Señor por esta profanación? Jesús solo usó un látigo y un poco de violencia para mostrar su ira, pero la Justicia Divina no se detendrá para castigar eternamente aquellos que profanan su santuario.

Jesús nos llama en el evangelio al arrepentimiento para el perdón de los pecados. Nos ha dejado el sacramento de la confesión en la Iglesia para que podamos limpiar el templo mortal de su presencia inmortal, nos ha dejado su cuerpo y sangre en la Sagrada Eucaristía para que nos purifiquemos, y nos ha dado su Espíritu Santo para que nos santifiquemos, para que nos mantengamos listos mientras existe la misericordia; pués después de la muerte solo vamos a encontrar Justicia. La Justicia llenará al hombre bueno de recompensas eternas mientras que al malvado lo condenará eternamente por haberle despreciado.

Habla el Señor:
Mensaje de Jesús - Grandes desastres
20-Nov-2013
Mi querido hijo:
Escucha con mucha atención. El mundo está a punto de recibir grandes desastres que castigarán a la humanidad por la forma en que se está comportando en contra mía, su Señor y su Dios.
La gente está fascinada por el entretenimiento del mundo, está creando nuevos dioses todos los días. El Hedonismo, esa búsqueda insensata del placer es la nueva cultura del mundo, aún mis ministros están desperdiciando su tiempo en cosas que tan solo les pueden destruir sus almas, ellos están abandonando mi rebaño. La mayoría de los seres humanos creen que tienen que vivir para disfrutar de los placeres del mundo y están olvidándose de su deber con Dios. Algunos viven doble estándar, un día vienen y me honran con sus labios, pero el resto del tiempo se entregan a los otros dioses del mundo.
Mi ira se ha levantado, mi paciencia se está desvaneciendo, mi justicia está aquí! Ni siquiera las oraciones misericordiosas de mi madre que hasta ahora han restringido mi poder pueden detener my justa voluntad.
Pon mucha atención a los signos del cielo, el mundo comenzará a sufrir grandes castigos y muchas almas se perderán.
Yo invito a todas las almas para que se recojan y vivan una vida de oración, no solo para que se salven sino para que intercedan y salven a otros, para que vivan en el mundo físicamente pero espiritualmente se alejen de el.
Yo soy el Rey de Reyes, Yo soy el todo poderoso. Enmienden sus vidas inmediatamente antes de que tengan que enfrentarse a mi Justicia.

Notas:


Fecha del encuentro, Jueves  06/11/2014

Autor: José de Jesús y María

Guardar como PDF

                             El celo por tu Casa me devorará - Meditaciones Eucaristicas     El celo por tu Casa me devorará - Meditaciones Eucaristicas

Por favor comparte en las redes sociales, tu voto es una gran forma de evangelizar: 


Apostolado del Trabajo de Dios
www.theworkofgod.org/spanish
El celo por tu Casa me devorará - Meditaciones Eucaristicas