Meditaciones Eucarísticas  -  Domingo 28/12/2014     lista

Fiesta de la Sagrada Familia

   
Fiesta de la Sagrada Familia - Meditaciones Eucaristicas

Lucas 2:22-40
22 Cuando se cumplieron los días de la purificación de ellos, según la Ley de Moisés, llevaron a Jesús a Jerusalén para presentarle al Señor, 23 como está escrito en la Ley del Señor: Todo varón primogénito será consagrado al Señor 24 y para ofrecer en sacrificio un par de tórtolas o dos pichones , conforme a lo que se dice en la Ley del Señor. 25 Y he aquí que había en Jerusalén un hombre llamado Simeón; este hombre era justo y piadoso, y esperaba la consolación de Israel; y estaba en él el Espíritu Santo. 26 Le había sido revelado por el Espíritu Santo que no vería la muerte antes de haber visto al Cristo del Señor. 27 Movido por el Espíritu, vino al Templo; y cuando los padres introdujeron al niño Jesús, para cumplir lo que la Ley prescribía sobre él, 28 le tomó en brazos y bendijo a Dios diciendo: 29 «Ahora, Señor, puedes, según tu palabra, dejar que tu siervo se vaya en paz; 30 porque han visto mis ojos tu salvación, 31 la que has preparado a la vista de todos los pueblos, 32 luz para iluminar a los gentiles y gloria de tu pueblo Israel.» 33 Su padre y su madre estaban admirados de lo que se decía de él. 34 Simeón les bendijo y dijo a María, su madre: «Este está puesto para caída y elevación de muchos en Israel, y para ser señal de contradicción - 35 ¡y a ti misma una espada te atravesará el alma! - a fin de que queden al descubierto las intenciones de muchos corazones.» 36 Había también una profetisa, Ana, hija de Fanuel, de la tribu de Aser, de edad avanzada; después de casarse había vivido siete años con su marido, 37 y permaneció viuda hasta los ochenta y cuatro años; no se apartaba del Templo, sirviendo a Dios noche y día en ayunos y oraciones. 38 Como se presentase en aquella misma hora, alababa a Dios y hablaba del niño a todos los que esperaban la redención de Jerusalén. 39 Así que cumplieron todas las cosas según la Ley del Señor, volvieron a Galilea, a su ciudad de Nazaret. 40 El niño crecía y se fortalecía, llenándose de sabiduría; y la gracia de Dios estaba sobre él.

Una de las más grandes virtudes de la Santísima Virgen María era la Obediencia, pues ella cumplía la voluntad de Dios con suprema perfección. En cuanto a la Pureza, no existía en la tierra ningún ser más puro que el Niño Jesús y la Virgen María. Pues eran el comienzo de la raza pura que poblaría la nueva humanidad de los Hijos de Dios. María era humilde en suma perfección, tanto que se consideraba esclava del Señor. Por esto María quiso cumplir con los preceptos de la ley como cualquier persona de su época sin tener en cuenta de que ella era la Madre del Salvador del mundo, el Mesías prometido, el Rey que había venido a la tierra a tomar su cetro de Amor y Justicia.

Como Madre del Rey, María tenía privilegios celestiales y era llena de Gracia ante Dios y ante los hombres, sin embargo nunca quiso sobresalir al lado de su hijo Jesús, pues ella se hizo pequeña para que Él creciera.

No se puede uno imaginar cual sería el gozo de María llevando en sus brazos el Creador del universo, cuanta alegría poder vestir de su humilde humanidad al Dios increado que descendió a su vientre para ser nuestro Salvador, verdadero Dios y verdadero Hombre.

Simeón era Sacerdote del templo y durante sus últimos años estaba ansioso por la llegada del Mesías, pues le había sido anunciado que no moriría sin ver el Salvador del mundo. Movido por el Espíritu Santo, vino al Templo; y cuando los padres introdujeron al niño Jesús, para cumplir lo que la Ley prescribía sobre él, le tomó en brazos y bendijo a Dios diciendo: «Ahora, Señor, puedes, según tu palabra, dejar que tu siervo se vaya en paz; porque han visto mis ojos tu salvación, la que has preparado a la vista de todos los pueblos, luz para iluminar a los gentiles y gloria de tu pueblo Israel.» San José y la Virgen se maravillaban de las cosas que escuchaban. También se encontraba allí la profetiza Ana, que hablaba cosas hermosas sobre el Señor recién nacido.

Simeón bendijo la Sagrada Familia que llenaba el templo con su Gloria, dijo de Jesús que sería para caída y elevación de muchos en Israel, y para ser señal de contradicción, en cuanto a María le predijo que una espada le atravesaría el alma a fin de que quedaran al descubierto las intenciones de muchos corazones

De esta manera humilde, el que purifica nuestras almas se hizo purificar ante los hombres para empezar humildemente su santa humanidad en compañía de su Madre Santísima, con esta purificación ofreció al Padre su purificación para hacernos dignos de estar en su Presencia. Y así este gran Profeta de todos los profetas hizo su primera presentación pública en medio de alabanzas y profecías.

Creció el Niño Jesús bajo la protección y amparo de San José y de la Santísima Virgen María, quien fue su compañera fiel en la Sabiduría y la Gracia hasta su último suspiro en la cruz.

Oración: Oh Sagrada familia de Nazaret, Jesús, José y María. Visiten nuestras familias con esa pureza que ha bajado del cielo para que nos purifiquen de nuestras iniquidades y merezcamos estar en La Presencia del Altísimo.

Habla el Señor:
251 La familia 31-Dec-95
Jesús:
Hijo mío, mira a la sagrada familia, maravíllate en la paz, el amor y la obediencia a Dios en mi familia. Este es el verdadero modelo a seguir.
La familia es la fundación de la sociedad, cuando se cae la familia, todo el edificio se cae. Este el caso de estos últimos tiempos, cuando ustedes viven en una sociedad pagana, sin ningún respeto por la institución de la familia.
Reza para que las familias tengan a Dios en ellas, reza por la unidad de la familia.
Yo te bendigo tu familia.

Notas:


Fecha del encuentro, Jueves  25/12/2014

Autor: José de Jesús y María

Guardar como PDF

                             Fiesta de la Sagrada Familia - Meditaciones Eucaristicas     Fiesta de la Sagrada Familia - Meditaciones Eucaristicas

Por favor comparte en las redes sociales, tu voto es una gran forma de evangelizar: 


Apostolado del Trabajo de Dios
www.theworkofgod.org/spanish
Fiesta de la Sagrada Familia - Meditaciones Eucaristicas