Homilias Católicas - Sermones, reflexiones, inspiraciones y meditaciones de los evangelios. 
Manifestaciones dominicales del Espíritu Santo desde el Sagrado Corazón de Jesús  Yo soy el pan de la vida Evangelios Católicos, homilías - Mateo, Lucas, Marcos, Juan - Inspiraciones del Espíritu Santo

Año B  -  19° Domingo en tiempo ordinario

Yo soy el pan de la vida

Yo soy el pan de la vida Homilias Católicas - Sermones, reflexiones, inspiraciones y meditaciones de los evangelios - Inspiraciones del Espíritu Santo Juan 6:41-51

41 Los judíos murmuraban de él, porque había dicho: Yo soy el pan que ha bajado del cielo.
42 Y decían: ¿No es éste Jesús, hijo de José, cuyo padre y madre conocemos? ¿Cómo puede decir ahora: He bajado del cielo?
43 Jesús les respondió: No murmuréis entre vosotros.
44 Nadie puede venir a mí, si el Padre que me ha enviado no lo atrae; y yo le resucitaré el último día.
45 Está escrito en los profetas: Serán todos enseñados por Dios. Todo el que escucha al Padre y aprende, viene a mí.
46 No es que alguien haya visto al Padre; sino aquel que ha venido de Dios, ése ha visto al Padre.
47 En verdad, en verdad os digo: el que cree, tiene vida eterna.
48 Yo soy el pan de la vida.
49 Vuestros padres comieron el maná en el desierto y murieron;
50 este es el pan que baja del cielo, para que quien lo coma no muera.
51 Yo soy el pan vivo, bajado del cielo. Si uno come de este pan, vivirá para siempre; y el pan que yo le voy a dar, es mi carne por la vida del mundo.

Inspiración del Espíritu Santo - Desde el Sagrado Corazón de Jesús.

19° Domingo en tiempo ordinario - Yo soy el pan de la vida Es una gran dificultad para la humanidad el creer en alguien que reclama ser enviado del Dios Todopoderoso, por esta razón todos los profetas cayeron en las manos de sus enemigos, pocos dieron bienvenida a sus enseñanzas y lograron recibir el regalo que Dios les había enviado.

En el caso mío, Yo nací de la Virgen María en una concepción no hecha con semilla humana sino por la directa intervención del Espíritu Santo, mi madre fue escogida para participar de este evento supernatural anunciado por los profetas, debido a su pureza única y al privilegio de haber nacido exenta del pecado original. Mi existencia humana fue parte de mi existencia eterna que como Dios comparto en mi Padre y El Espíritu Santo quien está en nosotros, mi misión en la tierra fue la de enseñar, perdonar y redimir esta humanidad que rebeldemente había rechazado los regalos de Dios manifestados a través de los profetas. Yo traje perfección y cumplimiento a las enseñanzas ellos puesto que Yo soy la misma Palabra de Dios.

Por voluntad de mi Padre, asumí la naturaleza humana humillándome a la bajeza de la carne para poder de esta manera pagar por los pecados cometidos por toda la raza humana. La única manera de realizar la redención era ofreciéndome en sacrificio al Padre por todos los pecados. Para esto, todos tendrían que seguir mis enseñanzas, puesto que Yo no iba a estar en la tierra permanentemente. Yo he venido a invitarles a subir a mi Reino Celestial, proporcionando los medios a través de mi cuerpo místico, la Iglesia.

Carne y sangre no pueden entrar al cielo, el cuerpo tiene que morir como consecuencia del pecado, esto se estableció en el Paraíso después del pecado original. Yo vine del Cielo y aunque podía haber ascendido en mi cuerpo físico ya que no había pecado en mi, preferí sacrificar mi naturaleza humana, vertiendo mi sangre en la cruz para satisfacer la justicia divina y abrir el camino al cielo. Con mi muerte y mi resurrección yo liberé la humanidad de la muerte y les aseguré la resurrección, vencí a Satanás, el tentador que lleva a la muerte y establecí la nueva creación de los hijos de Dios, en la cual todos deben de comer de mi carne y beber de mi sangre para ser purificados del pecado y merecer la vida eterna.

Por esto dije que el pan que Yo iba a darles sería mi propia carne que les daría vida, Yo aseguré: “Yo soy el pan vivo que ha bajado del Cielo”, así que aquel que coma de mi cuerpo y beba de mi sangre puede tener vida eterna. El que sea bautizado y crea se salvará, el que me rechaza está rechazando su propia salvación. El que rechaza al sacerdote ungido por mis apóstoles está rechazándome a mí y despreciando el pan vivo que Yo le ofrezco a través de él.

Autor: José de Jesus y María

Lista de Homilias - Evangelios Catolicos

Esta hermosa colección de evangelios está disponible en libro electrónico

El Trabajo de Dios - Indice > 
 www.theworkofgod.org/Spanish 

  

 Netscape users, Bookmark CTRL + D

Evangelios Católicos - Mateo, Lucas, Marcos, Juan - Homilías, Inspiraciones del Espíritu Santo