Trabajo de Dios

Sagrada Eucaristía - Comunión Espiritual

Comunión Espiritual

Comunión Espiritual y sacramental

 

¿Que es una comunión Espiritual?

Comunión Sacramental

Efectos de la Comunión Espiritual

También recibimos a Jesús en Comunión Espiritual

Ventajas de la Comunión Espiritual

Oraciones

Mensaje de Jesús
 


Que es una Comunión Espiritual?

Se entiende como Comunión Espiritual el acto del alma en el cual por razones del momento, no es posible recibir el Señor físicamente en el Sacramento de la Sagrada Comunión.


Puede ser un deseo o puede también formarse a través de una oración, lo importante del caso es primero que todo reconocer que Jesús está verdaderamente presente en el Sacramento de la Eucaristía, en el Santísimo Sacramento, y en la renovación de su sacrificio en la Santa Misa.


En su Misericordia Divina, Jesús se entregó totalmente al hombre en este Sacramento Divino como Pan de la Vida a través de su cuerpo quebrantado durante su pasión agonía y muerte y como bebida para la salud y vida del alma en su Preciosa Sangre.

Comunión Sacramental

Cuando recibimos la Sagrada Eucaristía o Comunión Sacramental, Cristo entra en nosotros para purificarnos con su cuerpo, sangre, alma y divinidad. No sentimos físicamente que esto sea así, porque le recibimos en Espíritu y en Verdad, y de la misma manera que no vemos el alma, Cristo entra en Espíritu a purificarla con su Preciosa Sangre y nos renueva con su Gracia.

Efectos de la Comunión Espiritual

La Comunión Espiritual tiene el gran efecto de elevar nuestro espíritu en el deseo de recibir al Señor y con esta oración nuestro fervor consigue en muchos casos el mismo efecto de la recepción de la Eucaristía en forma Sacramental. Por supuesto no hay substituto en la tierra para el Sacramento de la Sagrada Eucaristía en el cual tenemos verdadera comunión con Cristo tal como Él nos ha prometido.

Muchos santos entraban en éxtasis porque hacían una Comunión Espiritual y se entregaban totalmente a Dios y esto hacía que Él les correspondiera uniéndose a ellos al mismo tiempo.
Teniendo entonces nosotros la posibilidad de hacer una Comunión Espiritual en cualquier momento, no solo ante el Santísimo Sacramento del altar, sino en cualquier lugar y a cualquier hora, no debemos de desperdiciar esta forma espiritual de abrirle el corazón a Jesús para que Él entre en nosotros y nos purifique con su sangre y nos alimente nuestra alma con su cuerpo. Igualmente cuando recibimos a Jesús en la Eucaristía, debemos extender su estadía con nosotros a través de la Comunión Espiritual.

Comunión Espiritual - Recibimos a Jesús

Cuando recibimos a Jesús, estamos recibiendo sus Santas Llagas, Preciosa Sangre, Agua de su costado y de todo su cuerpo, Lágrimas que lloró por nosotros, Dolores que padeció físicamente hasta el final de su vida y Angustias de su alma que sufrió por la salvación de toda la raza humana.


La entrada de Cristo en nuestras almas con todos estos sufrimientos de su Sagrada Humanidad y con el efecto de su Divinidad, son suficientes razones para causarnos lágrimas de arrepentimiento por nuestros pecados, también son motivos muy válidos para que nuestras almas exploten en alabanza, agradecimiento, adoración y reparación.


La recepción de la Sagrada Comunión frecuentemente, si es posible diariamente, nos lleva a tener una vida muy íntima con Jesús crucificado. Es lamentable que la mayoría de los que reciben la Sagrada Humanidad de Cristo en la Sagrada Eucaristía no llegan a comprender el misterio infinito y eterno de esa Presencia del creador que viene a la criatura a transformarle, y por esa actitud incompleta ante Dios, pierde muchos beneficios espirituales que de otra manera pudiera recibir.

Por eso en muchos casos es menos ofensivo el acto de recibir el Señor en una Comunión Espiritual, porque de esa manera aunque no discernimos completamente el gran misterio de dicho sacramento, hacemos un acto de piedad y fervor que tiene mucho valor ante Dios, pues recibirle en pecado o sin discernir dicho misterio, es comer y beber nuestra propia condenación.

La recepción de la Sagrada Comunión debe ser precedida y seguida por comuniones espirituales, para que así podamos entrar en verdadera comunión permanente con el Señor.

Lo que Jesús quiere del alma es unirla a Él totalmente. Él se entrega totalmente y nosotros debemos de corresponderle de la misma manera.

Comunión Espiritual - Ventajas

Primero que todo la persona puede hacer la Comunión Espiritual en cualquier momento y lugar, entre más recogimiento tenga, mayor será el beneficio espiritual.

Otra ventaja de la Comunión Espiritual es que aún cuando la persona puede estar en pecado, como en el caso de personas en unión libre o personas excomulgadas por la Iglesia, Cristo nunca rechaza un alma que viene a Él con un corazón contrito y humillado.

El beneficio de este encuentro en el Espíritu, es de un carácter infinito que la persona no entiende en términos humanos, porque es un encuentro con Dios que se convierte en tesoro para su Salvación.

La comunión espiritual es una manera de crecer en la fe y aceptar la Presencia de Cristo, Emanuel Dios con nosotros en la Sagrada Eucaristía.

La Comunión Espiritual es un acto de alabanza, agradecimiento, adoración y reparación a Cristo crucificado.

La Comunión Espiritual nos ayuda a prepararnos para recibir a Jesús sacramentalmente, y después nos ayuda a meditar el misterio que hemos recibido, de manera que al entrar en Jesús con el alma, entramos en contemplación y perfecta adoración.

La Comunión Espiritual es una forma de Entrega a Dios que tiene más valor que muchas oraciones, pues nos eleva el alma con fervor y nos hacer crecer en hambre y sed de Dios.

Dios siempre está mirándonos con deseo de que nosotros le correspondamos, cuando entramos en una Comunión Espiritual Él nos mira y nosotros le miramos, aunque en nuestra ceguera espiritual no comprendamos, lo importante es que atraemos la mirada complacida de Jesús cuando le deseamos en este tipo de oración.

Oraciones de Comunión Espiritual

Oración sencilla
Señor Jesús, deseo recibirte sacramentalmente, pero como no es posible en este momento, te abro mi corazón y te pido que me llenes con tu Cuerpo y con tu Preciosa Sangre. Purifícame y santifícame como si estuviera en efecto recibiéndote sacramentalmente.

Oración de San Alfonso de Liguori

Oración basada en mensaje de Jesús. #904 - 30/9/2018
Señor Jesús, reconozco tu Presencia en los Sacramentos de la Iglesia a través del Sacerdocio, de la Santa Misa, de La Sagrada Eucaristía y del Santísimo Sacramento del Altar.

Dame a comer de tu Cuerpo y a beber de tu Preciosa Sangre. Tú eres Espíritu, dame tu Sagrada Humanidad quebrantada en Espíritu y en Verdad.

Vengo ante tu corazón abierto, estoy ante ti mi Jesús crucificado por mis pecados.
Me recojo interiormente para elevar mi alma ante ti y unirla con la tuya.

Levanto mi alma fervorosamente, permíteme entrar en tu espíritu a través de esa llaga de tu corazón traspasado, para recorrer todas tus llagas y encontrar mi refugio siempre en ellas.

Beso y adoro tus Santas Llagas, te adoro mi Jesús crucificado y reconozco que por tus Santas Llagas todos somos sanados.

Entro en tu Preciosa Sangre; permíteme beberla, saciar mi sed, nadar en ella y ahogarme, para morir al mundo y vivir solamente para ti.

Permíteme lavarme con el Agua de tu costado, lávame con toda el Agua de tu Cuerpo, el Agua de la Gracia, para que siempre me concedas tu favor.

Permíteme entrar en tus dolores, para recorrer ese abismo insondable de tu sufrimiento y misericordia, para entender cuanto me amas y con cuanto dolor has conseguido la salvación de las almas.

Permíteme entrar en tus lágrimas para lavarme y purificarme, para unirlas a mis lágrimas de arrepentimiento y a las de tu Madre Santísima, y para llorar con ellas por esta humanidad que está tan lejos de la Salvación.

Permíteme entrar en todas las angustias de tu alma, deseo consolarte sintiendo esas mismas angustias por las almas, quiero sufrir contigo para permanecer siempre unido a tu pasión.

Permíteme amar con la vehemencia de tu Amor a todos mis hermanos, para permanecer unido a ti en continua y perfecta Comunión Espiritual.

Señor Jesús deseo permanecer siempre contigo, entonces crucifica mi alma a tu corazón con los clavos de tu amor, de tus deseos y de tu voluntad.
Amén.

Oración de Comunión Espiritual basada en mensaje de Jesús # 769 - 7 Abril 2018

Padre, te levanto mi alma llena de tu Hijo, mi Señor Jesucristo, te ofrezco su cuerpo, sangre, alma y divinidad, te ofrezco su espíritu que reposa en mi. Me uno a Jesús crucificado y me ofrezco totalmente a ti, Padre Santo. En tus manos encomiendo mi espíritu.

Oración de Comunión Espiritual basada en mensaje de la Virgen María # 770 - 7 Abril 2018

Madrecita Santa, lleno de Jesús en la Eucaristía, levanto mi alma hacia el Padre y hacia ti, te ofrezco a tu hijo sacramental en mi alma, lo levanto como cuando el fue crucificado, unido a él te presento mis oraciones.
 

 

Mensaje de Jesús - Perfecta Comunión Espiritual

Sagrada Eucaristía

El Trabajo de Dios