El Trabajo de Dios

Dolorosa Madre María

Dolorosa Madre María

Autor: José de Jesús y María
Dolorosa Madre María

Padre divino le ofrezco las lagrimas y las penas de Nuestra Señora la Virgen María, unidos al Precioso Cuerpo, a la Sangre, al Alma y a la Divinidad de Jesucristo en reparación de nuestros pecados, por todo que falta en mí y en toda la creación (intenciones . . .)

Dolorosa Madre María, te honro y me conduelo en tus penas, y rezo por tus méritos para que yo aborrezca el pecado y viva para hacer la Voluntad de Dios.

+ Dolorosa Madre María, honro las lagrimas que tu derramaste incluso en el vientre de tu madre por el conocimiento del estado de la humanidad ante a Dios. Honro todos tus actos de reparación, tu vida de humildad, dificultad, penitencia, exilio, humillación, pobreza, abnegación y entrega a la voluntad de Dios.
( Se puede rezar el Ave María entre cada dolor)

+ Dolorosa Madre María, honro la pobreza y las dificultades que afrontaste al traer a Jesús al mundo, honro el dolor que experimentaste en tu corazón durante su circuncisión y adoro la sangre preciosa de Jesús.

+ Dolorosa Madre María, honro el dolor causado por el dolor que perforo tu alma en la profecía de Simón,

+ Dolorosa Madre María, honro tu dolor por el odio de Herodes que causó dificultades en tu huida a Egipto y a tus lamentaciones por la matanza de los niños inocentes.

+ Dolorosa Madre María, honro tu congoja por la pérdida de Jesús por tres días en el templo de Jerusalén. Honro tu dolor para nuestros pecados que hacen que perdamos la presencia de Jesús en nuestras almas, los templos del Espíritu Santo.

+ Dolorosa Madre María, honro tu vida de dificultad, de rechazo, de persecución y de sufrimiento mientras tu compartiste la vida pública de Jesús.

+ Dolorosa Madre María, honro las lagrimas, el dolor y el sacrificio que tu compartiste con Jesús en su pasión y Muerte.

+ Dolorosa Madre María, honro tus sufrimientos durante la Agonía de Nuestro Señor en el Jardín de Getsemaní.

+ Dolorosa Madre María, honro tus sufrimientos durante la flagelación cruel de mi Jesús atado a una columna, que rasgo su carne y vertió su sangre haciendo de Su cuerpo sagrado una herida completa.

+ Dolorosa Madre María, honro tus sufrimientos en la salvaje coronación de espinas de la Sagrada cabeza de Jesús, que le causo tormentos físicos y espirituales por causa del orgullo del hombre.

+ Dolorosa Madre María, honro tus sufrimientos en Su viaje al Calvario, arrastrando Su cruz en su hombro herido, encontrándote en el camino, lastimándose su cuerpo agonizante, cayendo debido a nuestras caídas en el pecado y cargando el peso de nuestra culpabilidad.

+ Dolorosa Madre María, honro tus sufrimientos cuando Él fue despojado violentamente de Sus vestiduras, por lo tanto causando más heridas sobre sus heridas y en las heridas de su alma.

+ Dolorosa Madre María, honro tus sufrimientos cuando mi Jesús fue crucificado para morir como un criminal, para pagar mis pecados y por los pecados del mundo entero.

+ Dolorosa Madre María, honro tus sufrimientos cuando tu compartiste sus lagrimas, su dolor, su tristeza, su agonía y su muerte.

+ Dolorosa Madre María, honro tus sufrimientos cuando su corazón fue perforado por una lanza también para perforar tu corazón y tu alma con dolor y para abrir el océano de la Misericordia y del Amor de Dios por nosotros.

+ Dolorosa Madre María, honro tus sufrimientos antes de la resurrección de Nuestro Señor, cuando tu abrazaste su cuerpo sin vida, cuando tú lo colocaste en la tumba y de la manera en que sufres por cada alma hasta que seamos salvados.

Apostolado del Trabajo de Dios - tdo©#28