El Trabajo de Dios

Por las almas que rezo ( vivos o  difuntos )

Por las almas que rezo ( vivos o difuntos )

Autor: José de Jesús y María
Por las almas que rezo ( vivos o  difuntos )

Padre Eterno, te ofrezco el precioso cuerpo, la sangre, el alma y la Divinidad de tu querido y amado Hijo Nuestro Señor Jesús Cristo; y las lagrimas, las penas, las virtudes y las glorias del Inmaculado Corazón de María en reparación por mis pecados y por los pecados del mundo entero, en reparación por los pecados de (....cualquier persona....) y de las almas por las cuales rezo.

Consagro todas las almas al Sacratísimo Corazón de Jesús y al Inmaculado Corazón de María. Señor Jesús escóndeles por favor en tus santas heridas y purifícalas con tu Preciosa Sangre. Bendita Madre María por favor purifícalas con tus lagrimas y cúbrelas con tu manto de pureza y protección. Señor, concédeles la paz, el amor y la alegría en sus corazones y sanación en cuerpo, mente y alma.

Con mi Bendita Madre María, todos los ángeles y santos te alabo mi Dios, te bendigo, te doy gracias y glorifico tu Santo Nombre.

Todo el Reino, el Poder y la Gloria sean tuyos ahora y siempre. Amen

Aleluya.

Apostolado del Trabajo de Dios - tdo©#29