El Trabajo de Dios

Ven Espíritu Santo, Ven!

Ven Espíritu Santo, Ven!

Autor: José de Jesús y María
Ven Espíritu Santo, Ven!

Ven Espíritu Santo, ven por medio de la poderosa intercesión del Inmaculado Corazón de María tu bien amada esposa.

Ven Espíritu Santo, ven, enciende los corazones de tus fieles.

Ven Espíritu Santo, ven, nosotros hemos recibido el cuerpo y la sangre de Jesús, llénanos con Su espíritu, Su pureza y Su bondad.

Ven Espíritu Santo, ven, penetra con tu luz la parte más profunda de nuestras almas, refuérzanos con gran fe, vístenos con tu amor e ilumínanos con tu sabiduría.

Ven Espíritu Santo, ven, renueva nuestras mentes y nuestros corazones, sana nuestros cuerpos y nuestras almas.

Ven Espíritu Santo, ven, satúranos con Tu presencia y santifícanos.

Ven Espíritu Santo, ven, haz que cada palpitar de nuestros corazones sea una canción de alabanza, de bendición, de agradecimiento y de gloria a Dios.

Ven Espíritu Santo, ven, substituye nuestros corazones fríos por los hornos vivos de amor ardiente por Dios.

Ven Espíritu Santo, ven, haz de cada célula de nuestros cuerpos un altar santo de adoración y servicio a Dios.

Ven Espíritu Santo, ven, deja que la paz reine entre nosotros, la paz que Jesús nos ha dado.

Ven Espíritu Santo, ven, haz que nos enteremos de la presencia viva de Dios siempre. Ven Espíritu Santo, ven, ilumina nuestras mentes con la sabiduría del corazón.

Ven Espíritu Santo, ven, prepara nuestras almas como tabernáculos vivos de la Santísima Trinidad. Ven Espíritu Santo, ven, asume el control de nuestras vidas: actúa en nosotros, piensa en nosotros, haz tu voluntad en nosotros, para la gloria de Dios.

Ven Espíritu Santo, ven, aumenta nuestra fe, esperanza y amor, danos la gracia para hacer siempre la voluntad de Dios.

Ven Espíritu Santo, ven, aumenta nuestra dependencia por los Sagrados Corazones de Jesús y María.

Ven Espíritu Santo, ven, enséñanos a abrir nuestros corazones y nuestras vidas a la Voluntad de Dios.

Ven Espíritu Santo, ven, haznos mantener la Palabra del Señor constantemente.

Ven Espíritu Santo, ven, inspíranos a ser santos y perfectos.

Ven Espíritu Santo, ven, enséñanos a entregarnos a Dios, recuérdanos constantemente de imitar a María tu digna y amada esposa.

Ven Espíritu Santo, ven, reza por nosotros en todo momento, incluso si no te entendemos, alaba a Dios sin cesar, enséñanos a adorar en espíritu y en verdad.

Ven Espíritu Santo, ven, Espíritu de Jesús el sol de la justicia. Deja tus rayos de sanación toquen nuestros corazones, nuestros cuerpos y nuestras almas y sánanos de todas las heridas que impiden nuestra perfecta relación con Dios.

Ven Espíritu Santo, ven, bautízanos con tu fuego consumidor y sanador del amor.

Ven Espíritu Santo, ven, toca los corazones de todos los no creyentes y de todos los pecadores, conviértelos a Jesús, llénalos de arrepentimiento y del espíritu de la conversión.

Ven Espíritu Santo, ven, enciende el fuego de adoración en las almas tibias.

Ven Espíritu Santo, ven, enséñanos a amarnos los unos a los otros como Jesús nos ha amado.

Ven Espíritu Santo, ven, llénanos con tu bondad, y enséñanos a compartir y a ser compasivos.

Invocación al Espíritu Santo

Respirando el Espíritu Santo

Voz del Espíritu Santo

Apostolado del Trabajo de Dios - tdo©#35