El Trabajo de Dios

EL SANTO ROSARIO - MEDITACIONES DE LOS QUINCE MISTERIOS

EL SANTO ROSARIO - MEDITACIONES DE LOS QUINCE MISTERIOS

Autor: José de Jesús y María
EL SANTO ROSARIO - MEDITACIONES DE LOS QUINCE MISTERIOS

Forma meditada para decir las Avemarías

MISTERIOS GOZOSOS

La Anunciación
Bases para la vida espiritual

Padre Eterno, al ofrecerte este misterio, rezamos por las virtudes de la humildad y la pureza de corazón, para que nos podamos volver como María y decir:
"Yo soy tu fiel sirviente, hágase en mi según tu Divina Voluntad"

Dios te salve María, llena eres de Gracia; El Señor es contigo. En la Anunciación bendita tu Eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre Jesús.

Santa María Madre de Dios, madre mía, ruega por nosotros los pecadores para que abramos nuestros corazones con humildad y pureza a la palabra de Dios, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amen.

La Visitación
Practica del amor a Dios y al Prójimo

Padre Eterno, al ofrecerte este misterio, rezamos para tener Caridad en nuestros corazones, para que podamos ser visitados por la Reina del Cielo y recibir el fuego ardiente de la Caridad, para que así te podamos adorar y también amar al prójimo.

Dios te salve María, llena eres de Gracia; El Señor es contigo. En la Visitación bendita tu Eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre Jesús.

Santa María Madre de Dios, madre mía, ruega por nosotros los pecadores para que nos llenemos de caridad, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amen.

La Natividad
Adoración a Dios

Padre Eterno, al ofrecerte este misterio, reconocemos a Jesús como el Rey de Reyes, nuestro Señor y Salvador, rezamos por todos los que no conocen al Señor para que vengan a la fuente de la Salvación. Señor Jesús, nace en todos los corazones y entrona tu reino.

Dios te salve María, llena eres de Gracia; El Señor es contigo. En la Natividad bendita tu Eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre Jesús.

Santa María Madre de Dios, madre mía, ruega por nosotros los pecadores para que adoremos al Señor, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amen.

La Presentación
Confianza en nuestra Madre María

Padre Eterno, al ofrecerte este misterio, rezamos para que nos podamos volver como niños, porque el Reino de los Cielos les pertenece a ellos. Señor tu nos diste nuestra madre celestial en la cruz cuando le dijiste a Juan, " Ahí esta tu madre". Te aceptamos madre María como nuestra madre y rezamos para que tu nos enseñes, guíes, ayudes, nutras y prepares para ser dignos de estar en la Presencia del Señor.

Dios te salve María, llena eres de Gracia; El Señor es contigo. En la Presentación bendita tu Eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre Jesús.

Santa María Madre de Dios, madre mía, ruega por nosotros los pecadores preséntanos al Señor, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amen.

Hallazgo del Niño Jesús en el templo
Encontrar a Jesús a través de los frutos del Espíritu Santo.

Padre Eterno, al ofrecerte este misterio, rezamos para que vivamos nuestras vidas en conformidad con el Evangelio, puesto que somos templos del Espíritu Santo, rezamos para que Tu nos ayudes a encontrarte al practicar las virtudes y aspirar a ser santos. Que podamos descubrirte Señor al vivir con paciencia, fe, esperanza, amor, humildad, mansedumbre, caridad, paz, generosidad, fidelidad y control propio.

Dios te salve María, llena eres de Gracia; El Señor es contigo. En el hallazgo del Niño Jesús bendita tu Eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre Jesús.

Santa María Madre de Dios, madre mía, ruega por nosotros los pecadores ayúdanos a encontrarle, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amen.

MISTERIOS DOLOROSOS

La agonía del Señor en Getsemaní
Arrepentimiento

Padre Eterno, al ofrecerte este misterio, rezamos para que podamos sentir dolor por nuestros pecados, rezamos por la conversión del mundo entero. Enséñanos Señor a rezar y a aceptar siempre tu Divina Voluntad. "Que se haga tu voluntad y no la mía"

Dios te salve María, llena eres de Gracia; El Señor es contigo. En la Agonía del Señor en Getsemaní bendita tu Eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre Jesús.

Santa María Madre de Dios, madre mía, ruega por nosotros los pecadores para que nos convirtamos, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amen.

La Flagelación
Vencer la carne

Padre Eterno, al ofrecerte este misterio, rezamos para que nos concedas las gracias de la pureza y castidad de acuerdo a nuestro estado de vida. Rezamos para que nos perdones los pecados cometidos en nuestros cuerpos que son tu templo, y te pedimos que nos perdones y perdones toda la humanidad.

Dios te salve María, llena eres de Gracia; El Señor es contigo. En la Flagelación bendita tu Eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre Jesús.

Santa María Madre de Dios, madre mía, ruega por nosotros los pecadores para que venzamos la carne, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amen.

Coronación de espinas
Vencer el mundo

Padre Eterno, al ofrecerte este misterio, rezamos para que nos ayudes a vencer el materialismo de nuestras vidas. Nos hemos aferrado a tantas cosas visuales y temporales que hemos menospreciado tu llamado. Concédenos aferrarnos solamente a tu Sacratísimo Corazón.

Dios te salve María, llena eres de Gracia; El Señor es contigo. En la Coronación de espinas bendita tu Eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre Jesús.

Santa María Madre de Dios, madre mía, ruega por nosotros los pecadores para que venzamos el mundo, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amen.

Jesús carga la cruz
Vencer el demonio

Padre Eterno, al ofrecerte este misterio, rezamos para que aprendamos a aceptar tu Santa Voluntad y para cargar tu cruz diariamente. Rezamos para que nos des la Virgen María como nuestro Cirineo para que nos ayude a llevar la cruz al Calvario.

Dios te salve María, llena eres de Gracia; El Señor es contigo. En la cargada de la cruz bendita tu Eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre Jesús.

Santa María Madre de Dios, madre mía, ruega por nosotros los pecadores para vencer a Satanás haciendo la voluntad de Dios, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amen.

Crucifixión
Permanecer crucificado en imitación del Señor

Padre Eterno, al ofrecerte este misterio, venimos al Calvario con nuestras cruces, las cuales tu nos has dado en los sufrimientos, pruebas, malentendidos, limitaciones y enfermedad. Rezamos para que tu aceptes nuestro ofrecimiento, mientras crucificamos nuestra voluntad, nuestras pasiones, y las tentaciones del mundo, el demonio y la carne. Únenos O Señor Jesucristo a tu Preciocísima Sangre, ten Misericordia de nosotros y del mundo entero.

Dios te salve María, llena eres de Gracia; El Señor es contigo. En la Crucifixión bendita tu Eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre Jesús.

Santa María Madre de Dios, madre mía, ruega por nosotros los pecadores para que nos salvemos, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amen.

MISTERIOS GLORIOSOS

Resurrección
Práctica de la fe

Padre Eterno, al ofrecerte este misterio, rezamos para que la Luz de la Resurrección brille en nuestras almas renovándonos diariamente con el Espíritu Santo. Señor aumenta nuestra fe.

Dios te salve María, llena eres de Gracia; El Señor es contigo. En la Resurrección bendita tu Eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre Jesús.

Santa María Madre de Dios, madre mía, ruega por nosotros los pecadores, aumenta nuestra fe, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amen.

Ascensión
Práctica de la Confianza en Dios

Padre Eterno, al ofrecerte este misterio, rezamos para tener confianza en Jesús quien ha ascendido a los cielos para interceder por nosotros y para preparar un lugar para nuestras almas. Concédenos Señor que siempre podamos confiar en Ti con la gracia de la Esperanza.

Dios te salve María, llena eres de Gracia; El Señor es contigo. En la Ascensión bendita tu Eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre Jesús.

Santa María Madre de Dios, madre mía, ruega por nosotros los pecadores, aumenta nuestra confianza en Dios, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amen.

Descenso del Espíritu Santo
Práctica del amor a Dios - Dar testimonio de la fe

Padre Eterno, al ofrecerte este misterio, rezamos para que la pequeña llama de amor que pusiste en nuestros corazones en el bautismo pueda crecer constantemente, para así adorarte y amar a nuestro prójimo. Ungenos Señor con el fuego de tu Amor Divino, purifícanos, sánanos, bendícenos y santifícanos con el poder de tu Espíritu Santo.

Dios te salve María, llena eres de Gracia; El Señor es contigo. En el Descenso del Espíritu Santo bendita tu Eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre Jesús.

Santa María Madre de Dios, madre mía, ruega por nosotros los pecadores, aumenta nuestro amor, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amen.

Asunción de la Virgen María
Consagración a la Virgen

Padre Eterno, al ofrecerte este misterio, rezamos para que podamos tener gran amor por la Virgen María. Reconocemos su dignidad como la hija perfecta de Dios el Padre, la madre de Dios el Hijo y la esposa celestial de Dios el Espíritu Santo.
Virgen María, ayúdanos a crecer en humildad, pureza, fe, esperanza, amor, caridad, obediencia, desapego a lo terrenal, prudencia, silencio, paciencia, oración y contemplación.

Dios te salve María, llena eres de Gracia; El Señor es contigo. En la Asunción bendita tu Eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre Jesús.

Santa María Madre de Dios, madre mía, ruega por nosotros los pecadores para que vengamos a Ti con gran devoción, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amen.

Coronación
Gloria de la vida futura

Padre Eterno, al ofrecerte este misterio, rezamos para mantener nuestros ojos espirituales siempre fijos en las cosas del cielo, rezamos para que el Reino de los Cielos sea entronado en nuestros corazones los cuales abrimos a Jesús y María. Concédenos la perseverancia final.

Dios te salve María, llena eres de Gracia; El Señor es contigo. En la Coronación bendita tu Eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre Jesús.

Santa María Madre de Dios, madre mía, ruega por nosotros los pecadores para que tengamos santo temor de Dios y perseveremos, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amen.

Página del Santo Rosario

El Trabajo de Dios - Santo Rosario

Apostolado del Trabajo de Dios - tdo©#41