Meditaciones Eucarísticas - Santos Evangelios explicados por Jesús

Ellos le reconocieron en la partición del pan.   
Año A

 - Tercer Domingo de Pascua - Lucas 24:13-35

Evangelios explicados - mensajes, explicacion Jesus - Ellos le reconocieron en la partición del pan.24 Fueron también algunos de los nuestros al sepulcro y lo hallaron tal como las mujeres habían dicho, pero a él no le vieron.
25 El les dijo: ¡Oh insensatos y tardos de corazón para creer todo lo que dijeron los profetas!
26 ¿No era necesario que el Cristo padeciera eso y entrara así en su gloria?
27 Y, empezando por Moisés y continuando por todos los profetas, les explicó lo que había sobre él en todas las Escrituras.
28 Al acercarse al pueblo a donde iban, él hizo ademán de seguir adelante.
29 Pero ellos le forzaron diciéndole: Quédate con nosotros, porque atardece y el día ya ha declinado. Y entró a quedarse con ellos.
30 Y sucedió que, cuando se puso a la mesa con ellos, tomó el pan, pronunció la bendición, lo partió y se lo iba dando.
31 Entonces se les abrieron los ojos y le reconocieron, pero él desapareció de su lado.
32 Se dijeron uno a otro: ¿No estaba ardiendo nuestro corazón dentro de nosotros cuando nos hablaba en el camino y nos explicaba las Escrituras?
33 Y, levantándose al momento, se volvieron a Jerusalén y encontraron reunidos a los Once y a los que estaban con ellos,
34 que decían: ¡Es verdad! ¡El Señor ha resucitado y se ha aparecido a Simón!
35 Ellos, por su parte, contaron lo que había pasado en el camino y cómo le habían conocido en la fracción del pan.

Ellos le reconocieron en la partición del pan.

Evangelios explicados por Jesús - Tercer Domingo de Pascua
Los discípulos de Emaus estaban comentando sobre su encuentro con Jesús, de como sus corazones ardieron cuando le escuchaban relatar las Sagradas Escrituras y como ellos le habían reconocido en la partición del pan.

Cada vez que escuchamos la Palabra de Dios, o cuando atendemos la Santa Misa, tenemos un encuentro con Jesús, quien es la Palabra de Dios. Normalmente no le damos mucha importancia o simplemente leemos o escuchamos palabras sin meditar profundamente para entrar en lo que el Señor está tratando de decirnos. Talvez porque hemos escuchados las mismas palabras anteriormente.

No paramos a reflexionar en el sentido sobrenatural de las palabras de Jesús, quien nos da la comida para nuestras almas. Talvez estamos muy ocupados para darle honor a Aquel que tiene el poder de cambiar nuestras vidas.

Cuando escuchamos la Palabra de Dios, estamos escuchando la misma Palabra que dijo "hágase la luz", y la luz fue hecha. Estamos escuchándole a Aquel quien tiene el poder de crear, moldear, sostener, amar y proteger.

Jesús se apareció de nuevo a los discípulos y a los apóstoles, ellos estaban muy sorprendidos de ver a alguien que había muerto, y que ahora estaba vivo, ellos no estaban seguros si El era real o tan solo una visión, por esto es que Jesús les mostró las manos y los pies que habían sido perforados, El les invitó a que le tocaran, creyeran en El y verdaderamente les confirmó que El era muy real al pedirles algo para comer.

La razón por la cual ellos no le reconocieron y dudaron, es porque Jesús se les apareció en su cuerpo glorificado, y aunque era El, ellos no le habían puesto suficiente atención a las escrituras que hablaban de sus sufrimientos y muerte y de que el resucitaría de los muertos. Jesús regresó para confirmar todo eso y para reasegurarles de que El estaba aún con ellos.

Dios es Espíritu, Jesús está todavía presente con nosotros en su Santa Palabra y también sacramentalmente. El nos invita a ponderar su palabra y a venir a El, a tocarle, a creer en El y a poner toda nuestra confianza en El, aunque nosotros solo le podemos ver a través de los ojos de nuestra fe. El le dijo a los discípulos y a los apóstoles que el arrepentimiento y el perdón de los pecados deberían de ser predicados en su nombre a todas las naciones, empezando por Jerusalén.

Cuando escuchamos la Palabra de Dios y entendemos su urgencia, El Espíritu Santo inflama nuestros corazones con deseo ardiente de trasmitir nuestra fe.

Hay algunos quienes todavía no le dan suficiente crédito a la Palabra de Dios, otros aman la Palabra de Dios pero no pueden reconocerle en la partición del pan. Jesús está verdaderamente presente en la partición del pan, cuando el sacerdote ungido dice las palabras de la consagración y parte el pan en el altar.

Que tan afortunados somos, Dios está con nosotros, Emmanuel.

Recibido by: José de Jesús y María

                             Santos evangelios explicados por Jesus - explicacion     If today you hear his word, harden not your heart.

Los santos evangelios explicados por Jesús
Apostolado del Trabajo de Dios
www.theworkofgod.org/spanish
Los Santos evangelios explicados por Jesus