Meditaciones Eucarísticas - Santos Evangelios explicados por Jesús

¿Cuantas veces tengo que perdonar?   
Año A

 - 24o Domingo en tiempo ordinario - Mateo 18:21-35

Evangelios explicados - mensajes, explicacion Jesus - ¿Cuantas veces tengo que perdonar?21 Pedro se acercó entonces y le dijo: Señor, ¿cuántas veces tengo que perdonar las ofensas que me haga mi hermano? ¿Hasta siete veces?
22 Dícele Jesús: No te digo hasta siete veces, sino hasta setenta veces siete.
23 Por eso el Reino de los Cielos es semejante a un rey que quiso ajustar cuentas con sus siervos.
24 Al empezar a ajustarlas, le fue presentado uno que le debía 10.000 talentos.
25 Como no tenía con qué pagar, ordenó el señor que fuese vendido él, su mujer y sus hijos y todo cuanto tenía, y que se le pagase.
26 Entonces el siervo se echó a sus pies, y postrado le decía: "Ten paciencia conmigo, que todo te lo pagaré."
27 Movido a compasión el señor de aquel siervo, le dejó en libertad y le perdonó la deuda.
28 Al salir de allí aquel siervo se encontró con uno de sus compañeros, que le debía cien denarios; le agarró y, ahogándole, le decía: "Paga lo que debes."
29 Su compañero, cayendo a sus pies, le suplicaba: "Ten paciencia conmigo, que ya te pagaré."
30 Pero él no quiso, sino que fue y le echó en la cárcel, hasta que pagase lo que debía.
31 Al ver sus compañeros lo ocurrido, se entristecieron mucho, y fueron a contar a su señor todo lo sucedido.
32 Su señor entonces le mandó llamar y le dijo: "Siervo malvado, yo te perdoné a ti toda aquella deuda porque me lo suplicaste.
33 ¿No debías tú también compadecerte de tu compañero, del mismo modo que yo me compadecí de ti?"
34 Y encolerizado su señor, le entregó a los verdugos hasta que pagase todo lo que le debía.
35 Esto mismo hará con vosotros mi Padre celestial, si no perdonáis de corazón cada uno a vuestro hermano.

¿Cuantas veces tengo que perdonar?

Evangelios explicados por Jesús - 24o Domingo en tiempo ordinario
El pecado es la herencia oscura de todo ser humano. Yo vine a este mundo para perdonar los pecados para que así se pudieran reconciliar con mi Padre Celestial y participar de su divinidad y de las glorias del Reino de los Cielos.

En mi oración al Padre, Yo les he enseñando a decir “perdona nuestras ofensas como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden.“ En otras palabras, tu perdón es garantizado siempre y cuando perdones a los que te agravian y pecan en contra tuya.

Tu tienes que perdonar si es que esperas ser perdonado. El perdón empieza con la paciencia, la cual es una forma sencilla de perdón y tolerancia que abre el corazón a un entendimiento completo y a la misericordia.

Yo he dicho, sé misericordioso como mi Padre Celestial es misericordioso, no juzgues y no serás juzgado. Porque con el juicio que uses serás juzgado, y con la medida que midas serás medido.

La justicia se hará a todos los que no perdonan. Por eso, sé suave en tu juicio, siempre trata a los demás de la manera que esperas que te traten. Ponte en la posición de la otra persona cuando seas ofendido. No arriesgues tu propio perdón por tener resentimientos en tu corazón.

El momento en que alguien te ofende, es el momento de perdonar y olvidar. La otra persona puede haber cometido un pecado, pero tu no eres Dios para condenarle, perdónale y así evitarás cometer un pecado tu mismo. Sé misericordioso y así obtendrás misericordia el Día del Juicio.

Cuando tu no perdonas, creas resentimiento en tu corazón, el cual trabajará en contra de la persona que te ha ofendido y servirá como plataforma para endurecer tu corazón. Acumularás mas resentimientos en contra de otras personas y al final tendrás muchos enemigos. La maldad de tus resentimientos será tu pecado; te rodeará la oscuridad y destruirá todas las oportunidades de estar en paz contigo mismo, con tu prójimo y con Dios.

Tu no encontrarás felicidad en la tierra mientras tengas resentimientos, por eso debes perdonar y olvidar para poder obtener paz interior y reconciliarte con los demás y con Dios.

De nada sirve que presentes tu ofrecimiento ante el Cielo si todavía llevas algo en contra de tu hermano. Si amarras resentimientos en tu corazón, ellos no te permitirán entrar al gozo de mi presencia, tendrás que deshacer cada resentimiento con muchos actos de amor para que puedas ser purificado.

El Espíritu Santo no se puede sentir en casa en un corazón que no perdona. La falta de perdón lleva al odio, que es lo opuesto al amor.

Perdona y así verdaderamente aprenderás a amar. Ama misericordiosamente y así imitarás la bondad de mi corazón lleno de amor.

Recibido by: José de Jesús y María

                             Santos evangelios explicados por Jesus - explicacion     If today you hear his word, harden not your heart.

Los santos evangelios explicados por Jesús
Apostolado del Trabajo de Dios
www.theworkofgod.org/spanish
Los Santos evangelios explicados por Jesus